blog

El desafío de aceptar

Cuando nos proponen: “ACEPTALO…  eso Es así …. “

¿Qué sucede dentro de nosotros?

Normalmente se percibe un rechazo más o menos perceptible a esta idea.

¿Qué te cuesta aceptar en tu vida? O ¿Qué no querés aceptar?

Estas son preguntas que requieren mucha sinceridad de nuestra parte….

A veces nos cuesta aceptar que no somos perfectos ( o que ya lo somos..), o no nos gusta aceptar que no todos tienen por qué querernos. O puede que nos cueste aceptar que no sabemos o que no podemos o que nos equivocamos…

Y quizás no queremos aceptar que las personas pueden no querer cambiar, no queremos aceptar que otros sufran, sobre todo si son seres queridos.

O no nos gusta aceptar la posibilidad de sentirnos débiles o con miedo, o enojados o tristes…normalmente no nos gusta aceptar nuestras debilidades o defectos.

Y lo que a veces incluso sucede es que no aceptamos nuestros talentos, nuestros éxitos y virtudes, es como si también nos costara aceptar que somos seres espléndidos y maravillosos.

O nos cuesta aceptar que podemos ser prósperos y felices…..

¿Qué de esto tiene sentido para ti? ¿Qué te estas dando cuenta que te cuesta aceptar?

Y ¿Cuál es el costo de no aceptar estas cosas?

El costo de no permitirnos equivocarnos es dejar de intentar, la consecuencia de no aceptar el no saber es no poder aprender. El costo de no aceptar que no podemos es agotarnos. La consecuencia de no aceptar que otros pueden no querernos es adaptarnos demasiado a algo que no somos, buscando todo el tiempo complacer…

Y qué nos pasa cuando no podemos tolerar el sufrimiento ajeno? O sufrimos con ellos o intentamos a toda cosa forzar que cambien y se den cuenta de lo que nosotros creemos que será lo mejor para ellos. En esos casos me gusta citar a Peter Senge con su sabia frase: “ La gente no se resiste al cambio, se resiste a ser cambiada”.

A esta altura puede que tú mism@ ya conozcas muy bien el precio de no aceptar algunas cosas en tu vida… y sin embargo, por que no terminamos de aceptarlas?

Por qué no aceptar que estas siendo un ser humano con una serie de características, algunas que te gustan y otras que no, un ser humano que puede o no ser querido, que puede o no puede estar logrando cosas, que se equivoca pero puede aprender, que ve el sufrimiento de otros pero puede estar disponible a ayudar….

¿Cómo sería aceptarnos en todos nuestros aspectos y posibilidades?

Si hoy en tu vida el costo de no Aceptar ciertas cosas ya es muy alto entonces te invito a que te des cuenta de que podés elegir…

Y que Aceptar no significa Resignar. ACEPTAR es reconocer y distinguir “lo que está siendo” para evaluar desde un lugar efectivo cuánto se puede o no se puede modificar esa situación o característica y cómo hacerlo, si es posible.

Si no aceptamos lo que está siendo, toda nuestra energía se diluye en pelear con lo que es y sobretodo en enojarnos o frustrarnos de manera inefectiva.

El enojo por falta de aceptación es una pérdida energética. El enojo que nos da fuerza para defender o para poner un límite es el enojo gestionado inteligentemente.

¿Qué estas sintiendo ahora? ¿Qué te gustaría aceptar y comenzar a hacer diferente?

Desde Trascender te proponemos escucharte y preguntarte para ir más allá y propiciar la vida que querés llevar.

Gracias por aceptar leernos!

Coach María de los Ángeles Pardo, MCC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario